Enlace al directorio institucional de la Cultura y el Deporte(en nueva ventana)
 Información » Exposiciones » Actividades » Colección » Publicaciones » Biblioteca » Intrusiones » Agenda » Prensa »
 
EXPOSICIONES
ACTUALES | PASADAS | FUTURAS

MARIA THEREZA ALVES: EL LARGO CAMINO A XICO (1991-2014)

 CONOCE MÁS DE LA EXPOSICIÓN

 · Cartelas
 · Álbum en Flickr
 · Imágenes en alta resolución
 · Dossier de Prensa

Inauguración: jueves 29 de enero 2015, a las 20:00 h.
Fecha
: 30 enero - 31 mayo, 2015
Espacios: Claustrón Este y exteriores
Comisariado: Pedro de Llano
Sesión expositiva: Paisaje: contemplación, memoria y activismo

* La inauguración comenzará a las 20:00 h. con una visita guiada de la mano de la artista y del comisario de la exposición [+ info]

Maria Thereza Alves. Vistas de la instalación The Return of a Lake, en dOCUMENTA (13), en Kassel (2012)

Maria Thereza Alves. Iracema (de Questembert), 2009

Maria Thereza Alves. Jimmie Durham y Alan Michaelson, Veracruz/Virginia, 1992


Nacida en Brasil, Maria Thereza Alves (São Paulo, 1961) estudió en los Estados Unidos y ha vivido en Cuernavaca, Bruselas, Berlín y el sur de Italia. De manera genérica, Alves define su práctica artística en los siguientes términos: "Mis obras investigan fenómenos sociales y culturales que cuestionan lo que pensamos que sabemos y quién pensamos que somos y se centran en dónde estamos y en quién somos, realmente, en este momento".

El largo camino a Xico es una exposición retrospectiva «de media carrera» que repasa su trayectoria a través de una selección de obras que se remontan a 1991. Maria Thereza Alves es una artista pionera en el debate poscolonial que se formó en Nueva York en los años 80 (adonde emigró de niña con sus padres); primero en la prestigiosa escuela Cooper Union y después en el seno de distintos proyectos independientes del Lower East Side, como la galería Kenkeleba, que representaron una escena «alternativa a lo alternativo», cuando los artistas indígenas, latinos o afroamericanos sufrían la marginación del establishment cultural. Su obra responde, por tanto, a una tradición conceptual diferente, vinculada a figuras como Jimmie Durham, David Hammons o Juan Sánchez, activos en Manhattan en aquellos años.

Alves mantiene con el país en el que nació una relación contradictoria que se debate entre sus afectos y la rabia que le provoca la historia colonial, el exterminio de los pueblos indígenas y la devastación del medio natural, llevada a cabo por la metrópoli portuguesa, primero, y por el propio estado brasileño y sus clases dirigentes, después. Esta discrepancia es el motor que la condujo a participar en la fundación del Partido Verde brasileño -en 1986- y a dedicar su obra a investigar este tipo de cuestiones en contextos tan diversos como Bélgica, Brasil, México, Francia, Reino Unido o Senegal. Desde el punto de vista de los medios artísticos, su trabajo es radicalmente conceptual y antiformalista. La apariencia de sus obras se define siempre según los contenidos; en ocasiones resultan sobrias y rigurosas, casi científicas, como sucede en el proyecto Seeds of Change, mientras que en otras cambia de registro y se apropia de manera festiva de los lenguajes de la cultura popular – especialmente en El retorno de un lago.

Este último proyecto –en el que trabajó intensamente entre 2008 y 2012 y fue comisionado por dOCUMENTA (13)– es precisamente el núcleo de la exposición El largo camino a Xico, debido a su profunda conexión con España. El retorno de un lago cuenta la historia del valle de Xico, un municipio en la periferia de la Ciudad de México situado junto a uno de los lagos que, en tiempos, formaron parte de la capital del imperio azteca. A finales del siglo XIX, el emigrante asturiano Íñigo Noriega llegó a Xico y desecó el lago, cerrando así un ciclo de destrucción ecológica y marginación social que comenzó con la llegada de Hernán Cortés y sus soldados.

A través de esta obra y otras 17 que la contextualizan, Maria Thereza Alves nos propone un debate en torno a dos cuestiones que son cruciales para la cultura contemporánea y para España en particular: la necesidad de desarrollar una nueva sensibilidad hacia la naturaleza, por un lado, y la urgencia de reescribir la historia colonial, por otro. Dos tareas que, sin duda, encuentran en la isla del Guadalquivir en la que Colón fue enterrado y en la que su hijo plantó un centenario ombú, cuya sombra todavía nos cobija, el lugar ideal desde el que repensar, "dónde estamos y quiénes somos, en este momento".

 


[Aviso legal]     Mapa Web | Museos                     Recibe las nuevas convocatorias por mail    Blog de la Cultura y el Deporte en AndalucíaVisita la página del CAAC en facebookVisita el perfil del CAAC en twitterVisita la página del CAAC en flickrVisita la página del CAAC en issuuVisita el canal del CAAC en youtube